Recientemente hemos oído hablar del Black Friday, esa tradición estadounidense recién importada que, sumado al paulatino descenso de la crisis, ha dado un empujón importante al pequeño comercio. De hecho, todas las previsiones apuntan a que, en el sector ventas, este año va a ser, con diferencia, el mejor de los últimos ocho (esto es, desde que comenzó la crisis). Para el pequeño comerciante, es fundamental optimizar esa inyección de ingresos. Y de eso queremos hablaros hoy en nuestro post.

Los datos hablan por sí solos

Ya lo había previsto la Confederación Española de Comercio, que auguraba este Black Friday como un hito sin precedentes en nuestro país. La razón es bien sencilla: este evento, que se había popularizado en grandes superficies y, fundamentalmente, vía online, ha dado el salto al comercio de proximidad. El 25% del pequeño y mediano comercio iba a sumarse a esta oportunidad única de negocio que no es sino el pistoletazo de salida de una época dorada que se cierra con el final de las rebajas de enero.

¿Cuál es la principal lectura de todo esto? Que, por fin, el pequeño comercio adquiere mayor visibilidad. Han sido muchos años de cederle el trono a las grandes superficies; por otra parte, la crisis había venido a minar las expectativas de los comerciantes, que veían menguar el bolsillo de los consumidores.

Más datos esperanzadores: la Federación del Comercio de Málaga estima que la facturación podría aumentar alrededor de un 5 por ciento en toda la provincia. Su presidente, Enrique Gil, destaca el momento de optimismo que se vive en el sector y cuenta con que este mes y medio sea definitivo para terminar de levantarlo. Si el año pasado se alcanzaron 30 millones de facturación, en esta campaña se confía en superar la cifra.

El momento perfecto para apostar por un cambio

Durante los peores años de la crisis, el pequeño comercio se mostraba pesimista y conservador. ¿Quién va a querer dotar de nuevos recursos a su negocio cuando fuera había un huracán a punto de arrasarlo, metafóricamente hablando? Sin embargo, desde 2014 se viene trazando una tímida curva hacia arriba que se reforzó el pasado año y que con toda seguridad mejorará aún más cuando haya terminado 2016. Estamos, por tanto, ante el inicio de una nueva época para el sector comercio.

Por fortuna, campañas como el pasado Black Friday y la Navidad, en la que ya hemos entrado de lleno, vienen a dar visibilidad al pequeño comercio. La mayoría de la gente apura estos días para terminar de comprar todo lo que necesita para navidades: decoración, regalos, comida… Estamos en un momento dulce para el comerciante que se extenderá con la llegada de las rebajas. Ha descendido el paro y, aunque muy poco a poco, las cuentas corrientes comienzan a sanearse. Eso siempre se traduce en beneficio para quienes venden.

Ahora que llegan los beneficios, ahora que la estabilidad comienza a vislumbrarse, es el momento de que ese dinero extra sea aún más abundante. Nuestras soluciones informáticas son la respuesta a una demanda que, indudablemente, va a dispararse entre los pequeños comerciantes. Te explicamos por qué.

¿Cómo puede un terminal de punto de venta mejorar tus ingresos?

pequen%cc%83o-comercio-tpv

Existen múltiples razones para cambiar la antigua caja registradora por un sistema de gestión de ventas. Las hay objetivas y subjetivas: pero todas puntúan y son esenciales para que tu negocio mejore.

Simplifican el proceso de contabilidad

Antiguamente, las cajas registradoras de toda la vida obligaban a llevar registros contables contando infinidad de recibos. El software que integran, por ejemplo, los TPV, convierten esta tediosa tarea en algo increíblemente sencillo.

Facilita la toma de decisiones

Tener a mano puntual información de todo lo que se compra, en qué época o momento del día, etcétera, te resolverá dudas antes complicadas en un abrir y cerrar de ojos. Podrás saber qué franja horaria es la más productiva, qué día se vende más, cuál es la evolución mensual de tus ventas, qué productos tienen más salida… Esta y mucha otra información extra la vas a conseguir de un vistazo en tu TPV.

Mejora la imagen de tu empresa

Piensa que uno de los motores que ha puesto al pequeño comercio en órbita ha sido el Black Friday. Este fenómeno ha llegado a nuestro país como consecuencia de las redes sociales y la informatización a nivel mundial. Piensa entonces que tu cliente percibirá una mejor imagen de tu negocio si este se encuentra a la vanguardia en tecnología que si no lo está. La percepción subjetiva de tu negocio es un arma muy poderosa para el usuario. Y más cuando hablamos del pequeño comercio: a las grandes superficies se les presupone.

Vas a contar con un sistema de gestión de inventario

En Mosaico Soluciones contamos con diferentes opciones de sistemas de gestión, pero lo habitual es que el de inventario venga incorporado en el software. Esto te permitirá hacer un seguimiento de las ventas y ordenar la compra de productos cuando no haya stock.

Puedes buscar cualquier información contable

Si, por distintas cuestiones, necesitas obtener información sobre transacciones pasadas, con un TPV lo lograrás de inmediato.

Podrás automatizar tus procesos de compra

De este modo, ahorrarás tiempo y evitarás quedarte sin stock de aquellos productos que tienen más salida.

La información que obtenéis tanto tú como el comprador es mucho más precisa

Con un recibo de un terminal de punto de venta obtendrás muchos más datos que con un simple ticket de caja registradora. Esto no solo te beneficia a ti a la hora de tener controlado qué, cómo y cuándo se vende, sino para el usuario, que podrá obtener en la transacción una factura simplificada.

Los errores humanos se reducen al máximo

Lo habitual en un TPV es que no necesites teclear un precio a la hora de pasar al cobro; por lo tanto, evitarás errores humanos habituales como puede ser teclear mal un precio y facilitará los procesos cuando haya que cuadrar la caja.

Son más rápidos y más intuitivos que una caja registradora

Un TPV no deja de ser un ordenador con pantalla táctil, solo que con funcionalidades adaptadas a lo que el comercio necesita. Para tus dependientes, si los tienes, y para ti, utilizarlo se convertirá en una tarea mucho más sencilla que el uso de la ya obsoleta caja registradora.

Los gastos de mantenimiento son mucho menos costosos

Esto es fácil de explicar. Las cajas registradoras están en desuso, por lo que, si se averían, los costes derivados de reparar aparatos que casi no se fabrican aumentan considerablemente. Nuestros TPV tienen unos costes de mantenimiento mínimos; de hecho, en Mosaico Soluciones ofrecemos la opción de contar con un sistema de mantenimiento a un precio irrisorio: 1 euro al día. Menos de lo que cuesta un café. Nuestro equipo estará disponible los 365 días del año para reparar o sustituir cualquier terminal que se estropee para que tu negocio no sufra ningún menoscabo, sea cual sea la circunstancia.

Espero haber expuesto algunas de las principales ventajas de contar con un TPV para el pequeño comercio. Ahorro de tiempo en los procesos contables, mayor información y rapidez a la hora de efectuar cobros y pedidos. Se avecina una campaña de ventas extraordinaria y esto no ha hecho más que empezar. De ti depende optimizar esos beneficios. Si quieres que te informemos sin ningún compromiso, ponte en contacto con nosotros y te informaremos. Ah, ¡y feliz campaña de Navidad!

El pequeño comercio afronta su mejor campaña de Navidad en años
5 (100%) 2 votes