Uno de los factores que van a influir en que nuestro restaurante o bar sea rentable es que sepamos dirigir correctamente al personal. Si la gestión de recursos humanos falla nuestro negocio se podría convertir en un caos con pérdidas en muy poco tiempo. Por eso, en este artículo queremos dar algunos pequeños consejos que pueden ayudar a todo aquel que dirija a un equipo de personas:

1. Antes de la contratación de personal es interesante definir por escrito los requisitos que se van a exigir en cada puesto de trabajo: dominio de idiomas, experiencia previa, aptitudes específicas… tener claro estos requisitos ayuda a identificarlos en los posibles candidatos. Y recordar siempre qué requisitos hemos visto en cada trabajador para proceder a su contratación ayuda a poder hacerle un seguimiento.

2. Es muy importante definir con precisión las funciones y responsabilidades de cada puesto de trabajo: quién se encarga de cobrar al cliente, quien atiende las mesas, quién se responsabiliza de la limpieza, quién es el encargado de la compra… Además es aconsejable entregar por escrito esta información al personal, así como un organigrama del establecimiento. Una buena herramienta que nos ayudará en la tarea de organizar las funciones y responsabilidades es el uso de un Terminal Punto de Venta (TPV), pues permite la creación y gestión de perfiles de usuario.

3. Es aconsejable hacer una evaluación continua de los empleados. Para ello es aconsejable reflejar en un escrito los criterios que se van a tener en cuenta para esta evaluación, que debe ser periódica (semestral o anual como mínimo). Esos criterios deben ser trasladados al personal y, posteriormente, la evaluación debe ser comentada con ellos, comentando los aspectos que deben mejorar así como resaltar sus puntos fuertes. También es importante la formación continua. Un trabajador formado es un trabajador continuamente reciclado, aplicando nuevas técnicas de atención al cliente, de estadística, de idiomas…

4. Realizar reuniones periódicas con todo el personal nos puede ayudar a conocer las deficiencias y fortalezas de nuestro establecimiento, así cómo identificar problemas que podemos resolver entre todos. Es importante que cada reunión finalice con la redacción de un acta en la que se reflejen los aspectos tratados y el personal asistente, así como la fecha de la próxima reunión.

Estos aspectos son muy importantes, ya que el capital humano de una empresa en general, y de un restaurante en particular, es el verdadero motor de la misma, y por tanto si no está perfectamente engrasado y calibrado tendrá problemas, arrancará con dificultad, no podrá mantener el ritmo en los momentos de estrés… le ocurrirá como le ocurre a los restaurantes en los que tiene que intervenir Alberto Chicote en su programa “Pesadilla en la cocina”.

La gestión de los recursos humanos en hosteleria
5 (100%) 1 vote