Las franquicias son, hoy por hoy, el tipo de negocio que más se adapta a estos nuevos tiempos. Así lo revelan los datos del sector: el número de franquicias supera al de locales propios. Este éxito viene, en parte, respaldado por los nuevos tiempos que ha traído la crisis. Hay un cierto perfil de emprendedor surgido de estos años de recesión que, ante la posibilidad de no encontrar empleo, y con un capital inicial, se decantaba por montar una franquicia.

¿El negocio más rentable en la actualidad?

Según datos de Tormo Franquicias, el número de franquicias ha aumentado un 8,8 por ciento este año con respecto al anterior (2015). Además, esta misma fuente prevé que las franquicias generen 340.000 empleos a lo largo de 2017. Son cifras para tener en cuenta en años que, aunque cada vez mejores, aún no han alcanzado su máximo esplendor.

Se estima que el número de establecimientos franquiciados sigan aumentando este año. Y no solo eso: habrá negocios en expansión que pretenderán convertirse en franquicias, algo muy estimable. Se afirma en este informe, además, que las nuevas cadenas de franquicias aportarán muchas y muy innovadoras ideas al mercado.

Estamos, pues, ante un momento óptimo para considerar la franquicia como una alternativa de negocio. Tanto para ser franquiciador, si se dan los requisitos, como franquiciado.

¿Cuáles son las ventajas de montar una franquicia?

Montar una franquicia, siempre y cuando se haya estudiado convenientemente su rentabilidad, es una fórmula de crecimiento empresarial muy ventajosa.

  1. El franquiciado cuenta con una experiencia previa detrás que le aporta mucha seguridad.
  2. Hay un respaldo publicitario constante detrás, puesto que la imagen de la marca depende de sus franquicias.
  3. Se producen economías de escala (es decir, el coste de la producción va disminuyendo con la expansión del negocio).
  4. Hay una notable reducción de riesgos si lo comparamos con la apertura de un negocio independiente.
  5. No hay que destinar esfuerzos a dar a conocer la marca, porque el potencial cliente ya la tiene interiorizada.
  6. El franquiciado cuenta con el I+D del franquiciador.
  7. Normalmente, la zona suele ser de gran tránsito comercial.

La formación, un plus fundamental

Una de las grandes ventajas añadidas de formar parte de una red de franquicias es la continua formación que se le aporta al franquiciado por parte de la empresa raíz. El señor Miyagi es un buen ejemplo. Esta franquicia de artículos de regalo de la cultura pop confía en el emprendedor en busca de autoempleo para sumar tiendas a su red. El señor Miyagi, que tiene tienda en Málaga, apoya fuertemente la formación del franquiciado para potenciar la imagen de la marca. Parte de la formación tiene que ver con el uso del TPV, herramienta fundamental para la gestión de las ventas y del stock.

El TPV en las franquicias

Un sistema como el de las franquicias necesita por fuerza disponer de un software de gestión adaptado a las dimensiones de su negocio. No se concibe, hoy en día, una línea de empresas sin un TPV. Hemos hablado ya en anteriores ocasiones de las innegables ventajas que tiene contar con un TPV en un negocio frente al viejo sistema de máquinas registradoras. Podríamos trasladar este ejemplo a cualquier negocio que busque expansión, porque en el fondo hablamos de lo mismo: de un sistema que nos permita controlar las ventas y el flujo de comunicación entre los distintos locales.

Un caso de éxito: Neck & Neck

Eduardo Zamácola puede que no te suene, pero es el que hizo expandirse a Neck & Neck, una cadena de tiendas de ropa infantil que compró su padre y que él multiplicó por 10 en un decenio. En este artículo del año 2009 explicaba las claves de su éxito, entre las que se encontraba una que nos ha llamado poderosamente la atención: la introducción del TPV en su sistema de gestión. Me interesa particularmente porque no estamos hablando de la actualidad, sino de hace ya unos cuantos años. Zamácola fue un visionario que supo de la importancia de contar con este sistema en su negocio.

«Un arma fundamental»

Tal como cuenta en el artículo que te hemos enlazado, en ese proceso de crecimiento de la cadena de franquicias Neck & Neck, Zamácola se dio cuenta de que el sistema de información estaba obsoleto. «Había que llamar a las tiendas para saber qué habían vendido», explica en dicho artículo el empresario, que no dudó en instalar terminales de punto de venta en los establecimientos. Tal y como él mismo explicaba en esta entrevista, un TPV es «un arma fundamental si quieres saber lo que está pasando y conocer a tus clientes».

El TPV frente a sistemas tradicionales

Montar una franquicia tiene, por tanto, la ventaja de que el TPV es una herramienta sin la cual la gestión del negocio es impensable. Remitiéndome a las declaraciones de Zamácola, además de sus ventajas puramente inherentes a la gestión, el TPV nos permite conocer los gustos de nuestros clientes.

Es complicado controlar el stock, y más aún si hablamos de productos perecederos, si no tenemos una máquina que nos vaya chivando lo que más se consume, en qué segmentos del día y en qué días de la semana. Un TPV es, pues, una herramienta de ahorro inmediato.

Pero es que, además, una franquicia tiene en los TPV la mejor manera de comunicarse entre empresas. Controlar el stock, abastecer al establecimiento del producto que demanda…, son labores facilísimas si contamos con este sistema. En un negocio cualquiera, gestionar todo esto con la sola ayuda de una registradora hace que corramos enormes riesgos y tengamos sensibles pérdidas económicas.

Otra ventaja del TPV: se adapta continuamente a tu comercio

Tanto para quienes van a montar una franquicia como en los negocios que buscan expandirse, el TPV es el mejor instrumento posible. Porque su software, mediante nuevas aplicaciones, se puede ir adaptando a las necesidades que vayan surgiendo. De este modo, nuestra empresa nunca sufre retrasos en su modelo de gestión.

Estructurar el nuevo negocio desde el principio

Las perspectivas empresariales para el año que entra son bastante alentadoras; quienes se decantan por montar una franquicia han de saber que los sectores más rentables son el de la alimentación y, a gran distancia, el de la belleza y la estética. Informática, hostelería, servicios de automoción e inmobiliarias les siguen.

Se estima que un 15% del comercio minorista de nueva creación son franquicias, por lo que es probable que estés considerando montar una. Tanto si es este tu caso como si has pensado en redimensionar tu negocio, es imprescindible que tengas en cuenta la informatización del mismo mediante TPV.

Simplificar la gestión de tu comercio es posible

No se entiende del todo la importancia de instalar un TPV en tu negocio hasta que no lo has probado. Hace unas décadas, nadie le veía mucho sentido a tener un microondas en casa y ahora no podemos vivir sin él. Lo saben los creadores de franquicias como El señor Miyagi y Neck & Neck, por citar solo dos; lo saben los comerciantes con visión de futuro. En Mosaico Soluciones no solo instalamos el mejor software y hardware a medida del mercado, sino que formamos convenientemente a sus usuarios. Por si esto fuera poco, realizamos un mantenimiento continuo del sistema por un precio minúsculo. ¿Quieres que te informemos sin compromiso? Ponte en contacto con nosotros y te atenderemos a la mayor brevedad.

Montar una franquicia: el negocio al alza para el emprendedor
5 (100%) 3 votes