Los datos macroeconómicos que nos llegan son cada vez más alentadores. Uno de los últimos es este: el turismo de compras ha aumentado sus ingresos en un 2%. Traducido a datos, unos 8.000 millones de euros en todo el mundo. De esa cantidad, un 8% son ingresos que terminan en los comercios españoles. Es decir, 160 millones de euros van a parar a comercios españoles solo por parte del turismo internacional.

El turismo de compras más rentable

Según datos de 2016 pero también de 2015, Global Blue, la empresa que realiza estos informes, concluye que los turistas chinos son los que más gastan en nuestras tiendas. En especial, los llamados millenials (grupo de población en torno a los 30-35 años). Es un segmento demográfico que viaja y que gasta dinero en su lugar de destino.

A los chinos les siguen, por orden de importancia, los rusos. Argentinos, ciudadanos del Golfo Pérsico, estadounidenses y marroquíes son los siguientes turistas que gastan en compras. Otras nacionalidades que compran en nuestro país son mexicanos, colombianos, brasileños y coreanos.

Estamos hablando siempre de turismo extracomunitario: no debemos desdeñar, además, el turismo europeo, que viene a Málaga atraído por el clima, los museos y la gastronomía.

¿En qué gasta el viajero que hace turismo de compras?

El principal objeto de consumo del extranjero que va de compras es la moda y los complementos. En este sector, los turistas se dejan alrededor de un 65% del volumen total de compras. Les siguen la relojería y la joyería, que representan más del 20% del total. El resto se categoriza dentro del segmento “otros”: ahí podemos contar desde productos de alimentación hasta souvenirs típicos del lugar que visitan. Por lo tanto, un buen número de comercios se benefician o pueden hacerlo de este turismo de compras cuya facturación aumenta año tras año.

El ‘shopping’, en una curva ascendente

Datos del 2015 son aún más esperanzadores: el sector compras experimentó un aumento del 29% con respecto a 2014; el de joyería, de un 69%; el resto de comercios, agrupados en un tercer segmento, vieron aumentar su facturación con respecto al turismo de compras en un 51%. Los datos del 2016, teniendo en cuenta que han aumentado con respecto a 2015, son por fuerza mejores.

¿Cómo se comporta un turista extracomunitario en cuanto a compras?

El ticket medio de un turista que va a hacer shopping a una ciudad es de 500 euros, según apunta Global Blue. El turista más rentable, tal y como reporta dicha compañía, es el chino, que gasta de media más de 900 euros

De momento, las ciudades que acumulan más turismo de compras en nuestro país son Madrid y Barcelona.

¿Cómo mejoraron Madrid y Barcelona su turismo de compras?

A finales del año 2014, se pusieron en marcha iniciativas como el Plan de Turismo de Compras. Dicho plan lo puso en marcha la Secretaría de Estado de Comercio junto con la de Turismo. Además, una serie de medidas por parte del sector privado han incentivado el turismo extracomunitario de países como China, uno de los países de origen con más valor. Entre ellos, la mejora de las conexiones entre China y España.

Málaga como objetivo del turista extranjero

Málaga tiene ante sí el reto de convertirse en uno de los grandes destinos turísticos de Europa. De momento, se ha alzado el pasado octubre como tercera ciudad cultural en nuestro país donde más aumentó el número de visitantes. Eso nos da una ventaja competitiva que debemos saber aprovechar de cara a potenciar el turismo extracomunitario. No olvidemos que, después del aeropuerto Madrid Barajas Adolfo Suárez y El Prat, el aeropuerto de Málaga es el que más tráfico aéreo acumula en España.

Pero además contamos con una tercera ventaja: el turismo de cruceros. Desde que Málaga se ha convertido en destino de cruceristas, las oportunidades de aumentar el volumen de negocio por parte de los comercios de la ciudad aumentan ostensiblemente. El turismo de compras puede y debe convertirse en un objetivo para los negocios retail malagueños. Eso, claro está, sin contar con los restaurantes y hoteles, que también mejoran sus cifras gracias al aumento de visitantes.

La desestacionalización del turismo, otra ventaja

Málaga fue siempre un destino de sol y playa, pero las numerosas ofertas culturales la han puesto de moda durante todo el año. Los museos, por una parte, y eventos como el Festival de Cine de Málaga, por otro, han convertido a la capital de la Costa del Sol en un lugar tremendamente atractivo. Desde enero hasta diciembre. Los comerciantes también pueden encontrar en esto un beneficio directo.

El turismo de compras en España frente a otros países

Uno de los datos menos favorables del informe que presenta Global Blue es la posición de España como destino del turismo de compras. Alemania y Francia son, de lejos, los países en los que más gasta un turista extracomunitario, seguidos por Italia. Pero esto ha de ser un reto para mejorar. Por una parte, estamos aumentando nuestros ingresos en el sector. Por otro, debemos fijarnos en lo que ofrece el comerciante galo o alemán para implementar nuestro negocio.

París o Roma han visto mejorar su facturación enormemente. Aunque como país aún estemos lejos de los destinos favoritos del turismo de compras, debemos converger hacia ese modelo. Al margen de grandes iniciativas, ¿qué podemos hacer para atraer al turista?

El TPV como elemento diferenciador

Hemos hablado ya largo y tendido del TPV para mejorar la experiencia del turista. Pero quizá es interesante detenerse en un ejemplo práctico. Pensemos, por ejemplo, en un crucerista: normalmente, el turismo de cruceros solo permite a los turistas pasar unas horas en cada ciudad. El viajero aprovecha cada minuto de su estancia. No se detendrá a perder el tiempo en aquellos lugares en los que la compra le suponga más tiempo del que preveía emplear. Un TPV es la herramienta indispensable para que ese tiempo se reduzca al máximo: evitamos errores, evitamos esperas y la experiencia del turista será inmejorable.

El tax free, mejor emitido gracias al TPV

Otra de las ventajas de las que disfruta un turista extracomunitario es el tax-free o devolución del IVA al partir hacia su lugar de residencia. Dicha devolución representa un acicate para el turista, puesto que un porcentaje considerable de sus compras le será reembolsado.

El TPV es, en estos casos, un elemento diferenciador que nos hará más fuertes frente a la competencia. Las razones son muchas:

  1. Gracias al TPV, no tendremos que introducir los datos del turista de forma manual, lo que evita tiempos de espera y mejora la experiencia del usuario.
  2. El documento tax free se imprime más rápidamente.
  3. Al no haber ningún tipo de intervención manual, evitamos fraudes pero también errores que llevarían al turista a tener problemas innecesarios.
  4. Se puede utilizar a nivel mundial en cualquier comercio, puesto que es válido para todos los países.
  5. La emisión del documento tax free de una manera tan rápida y eficaz puede ver mejoradas nuestras ventas.

Automatizar tareas para aumentar las ventas

Todos aquellos procesos que redunden en una reducción de los tiempos van a ser siempre un elemento a tener en cuenta para el turista. En general, este odia las esperas innecesarias. Con un terminal de punto de venta, podremos aumentar nuestros beneficios: el turista percibe como muy positiva la eficacia en las transacciones. Aquí incluimos también todas aquellas que se realizan en un bar o restaurante.

Tener un TPV implica una mejor atención y, en consecuencia, la posibilidad de atender a más clientes y de mejor manera. Si estás pensando en formar parte de esos negocios que van a ver aumentada su facturación gracias al turismo de compras, ponte en contacto con Mosaico Soluciones: tenemos la opción perfecta para ti.

 

Puntúa este artículo