Nuestra ciudad vive tiempos felices. De un tiempo a esta parte el turismo comienza a desestacionalizarse. Esto significa que ya no recibimos visitantes solo en verano o Semana Santa, sino que lo hacemos durante todo el año. Dicha tendencia influye muy positivamente en la economía local, y se debe, en parte, al empuje de los numerosos museos que han ido abriendo sus puertas en la capital. Pero otra de las patas que están consolidando esta tendencia es el turismo gastronómico.

Apostar por la formación en el sector, una de las claves

Leíamos recientemente que, durante este 2017, se abrirá un nuevo centro de alta formación culinaria en Málaga. Y parece un proyecto muy serio. Esta iniciativa viene de la mano de la Diputación Provincial de Málaga, por una parte, y del Basque Culinary Center (BCC), por otro. El BCC es la primera facultad de ciencias gastronómicas de España. Es probable que te suene su nombre si eres espectador habitual del programa MasterChef, pues sus profesionales imparten clases a los concursantes de este espacio. La formación a profesionales de la hostelería se consolida con este nuevo espacio.

La guinda a una apuesta por la formación integral

De unos años a esta parte, la formación en el ámbito de la hostelería está alcanzando unos niveles de excelencia increíbles en nuestra provincia. La oferta de Diputación y BCC, que impartirá dos másteres y dos cursos especializados (además de diversas jornadas y seminarios), se suma a las ya existentes. De este modo, Málaga se convierte en una de las provincias con mayor proyección en el sector. Se busca, de una parte, captar nuevos talentos culinarios. De otra, que los profesionales del ramo instalados aquí tengan un altísimo nivel.

La automatización de los procesos, otra tarea pendiente

Dentro de esta apuesta integral por la formación de cocineros y camareros, no puede faltar la inmersión en la automatización de procesos. Si pensamos en negocios de hostelería competitivos, en un mercado cada vez más especializado, debemos olvidarnos de la libreta y de las viejas máquinas registradoras. Como ya hemos comentado, nos enfrentamos a una competencia de altísimo nivel, y no podemos perder ese tren como negocio del ramo. En Mosaico Soluciones contamos con productos a medida para cada restaurante, bar u hotel. Más adelante, en este mismo post, te lo explicamos mejor.

¿Qué platos típicos busca en Málaga el turista gastronómico?

Por suerte, en nuestra provincia contamos con infinidad de platos que hacen que el turismo gastronómico cobre día a día más fuerza. Pero vamos a hacer un pequeño recorrido de todo aquello que hay que probar cuando se visita cualquier rincón de la provincia. Mucho pescado, sí; pero no solamente. Tenemos una oferta culinaria amplísima.

En la costa: mucho más que espetos

Es obvio que hay que probar los espetos de sardinas si se viene en una época en la que hace buen tiempo. Para quienes no los conocen, «espetar» es ensartar pescado en una brocheta y cocinarlo sobre unas brasas. La sardina es especialmente deliciosa en los meses de calor (primavera y verano), pero merece la pena probarlas en cualquier época si el tiempo acompaña. Un delicioso manjar típico de chiringuitos junto al que no pueden faltar los boquerones victorianos en cualquiera de sus versiones. El resto del pescado, frito o cocinado en espeto, será un magnífico remate a una de nuestras joyas culinarias. Y no podemos olvidar la concha fina, uno de nuestros mariscos autóctonos.

El ajoblanco: nuestro gazpacho

Esta sopa fría a base de almendras y aceite y coronada por nuestras excelentes uvas moscatel es otro de los platos que hay que probar cuando se visita Málaga. Evidentemente, en estos días fríos no es lo que más apetece (tenemos maravillosas opciones que te mostramos más adelante), pero como, por suerte, nuestro clima suele ser muy amable, es fácil poderlo degustar durante gran parte del año. Lo mejor es tomarla en uno de nuestros restaurantes cuando hace calorcito, pero te dejamos la receta por si te animas a hacerla en casa.

La porra antequerana

Muy similar al salmorejo cordobés, esta especie de gazpacho espeso es una verdadera delicia. Acostumbramos a servirlo con atún, jamón serrano y huevo duro, y es otro de los platos veraniegos más sabrosos: cualquiera de nuestros buenos restaurantes hará que te chupes los dedos.

Ensalada malagueña, ¡menudo manjar!

Bacalao, patatas hervidas y naranjas: estos tres ingredientes son la base de una de las ensaladas más originales y deliciosas de nuestra gastronomía, y que cada restaurante suele dar su toque peculiar. No puedes irte de Málaga sin probar la ensalada malagueña, aunque sea tapeando.

Sopas ideales para el invierno

También tenemos deliciosas sopas para entrar en calor cuando arrecia el frío, como ahora. Por una parte, el caldillo de pintarroja, cuyo toque picante lo hace muy especial. El pescado vuelve a ser protagonista en otro de nuestros platos más emblemáticos, la sopa Viña AB, llamada así por el vino con el que se aromatiza el plato. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos del gazpachuelo, una sopa con mahonesa, pescado, patatas y gambas que hace las delicias de quien la prueba por primera vez.

Y una ‘bomba malagueña’ para entrar en calor

Si hay mucha, pero mucha hambre, te recomendamos un plato de los montes en una de las típicas ventas de carretera. Una opción estupenda (y muy contundente) para reponer fuerzas tras una caminata en pleno invierno.

Nuestra ‘fast food’ se llama campero

La solución económica para todos los bolsillos (o, simplemente, para un día en el que no apetece sentarte a comer, sino caminar por la ciudad) es el campero. Este pan redondo se rellena de infinidad de combinaciones, y se ha convertido en uno de los iconos culinarios de Málaga, por lo que ocupa por méritos propios un lugar preferente dentro del turismo gastronómico. A pesar de su humildad.

Chefs de primer nivel ofrecen sus particulares visiones de nuestra gastronomía

Si te lo puedes permitir —no está al alcance de todos los bolsillos—, en Málaga contamos con un puñado de chefs reputados en cuyos establecimientos puedes degustar versiones muy particulares de platos típicos de la ciudad. En Marbella contamos con el restaurante Dani García, que cuenta con dos estrellas Michelin y que reinterpreta a la perfección platos y sabores autóctonos (su menú degustación es una exquisitez). José Carlos García, desde el Muelle Uno, también reinventa la cocina tradicional malagueña desde sus fogones con vistas al puerto de Málaga.

Otras exquisiteces

Las uvas pasas, el vino Pedro Ximénez, las tortas de aceite de Algarrobo, las perianas… Infinidad de sabores se nos quedan en el tintero; por eso merece la pena venir a nuestra ciudad y conocer en profundidad nuestra cocina. El turismo gastronómico se hace fuerte y no es por casualidad. En Málaga llevamos mucho tiempo cuidándolo y lo que es mejor, profesionalizando el sector.

Perfeccionar el turismo gastronómico está en nuestra mano

La gastronomía malagueña, tanto de costa como de interior, es rica y de matices muy variados. El turista y también el residente acostumbran a comer en la calle, algo tan habitual como agradable de hacer en Málaga debido a nuestro clima. A la perfecta elaboración de nuestros platos debemos sumar la excelencia en el servicio. Es imprescindible formar al cocinero, pero también al camarero. En Mosaico aportamos esa formación derivada de la implantación de software en cualquier negocio de hostelería. Como decíamos antes, tenemos soluciones a medida para todos y cada uno de los establecimientos de la provincia. Sabemos cocinar, sabemos atender a nuestros clientes. Completemos su experiencia gracias a un sistema que potenciará la eficacia de cualquier negocio de hostelería. Pregúntanos y te daremos un presupuesto sin compromiso.

El turismo gastronómico se consolida en Málaga: conoce nuestros sabores
5 (100%) 2 votes