Contar con un TPV en lugar de con una caja registradora clásica tiene muchas ventajas para los comercios. Los Terminales Punto de Venta son unos instrumentos realmente eficaces que permiten las dos grandes claves de la gestión empresarial: ampliar los beneficios y reducir los costes. Una de las primeras ventajas es que mejora la imagen del negocio. Salvo que la decoración de tu local sea vintage y tu caja registradora un modelo de principios del siglo XX de la marca National, tener un sistema informatizado transmite una imagen de vanguardia, de tecnología, de estar “a la última”. Es un argumento pobre, en realidad, porque lo que importa a una persona empresaria es generar riqueza. Pero también es crear valor, y esa imagen moderna de utilizar las últimas herramientas de gestión empresarial suma a la hora de transmitir valores a los clientes.

Pero hay más. Otra de las ventajas de tener un tpv es la centralización de todos los datos de la empresa, en concreto de los gastos. Esto permite tener una monitorización diaria, mensual y trimestral de lo que se paga, y permite localizar agujeros de gasto que, de otra forma, pasarían desapercibidos. En Mosaico conocemos casos concretos de empresarios que, tras unos meses de control estadístico de los gastos, descubrieron que estaban gastando mucho más de lo que creían en ciertas bebidas, o en el material de papelería. Gracias a eso pudieron poner coto a los gastos y mejorar la cuenta de resultados.

En negocios minoristas, el tiempo vale mucho más que el oro. Es fundamental. Cualquier sistema, mecanismo, protocolo o herramienta que permita la optimización de los tiempos de producción o servicio es bienvenida. Es el caso de los TPV, herramientas que permiten, entre otras cosas, mejorar los tiempos de petición de pedidos, en el caso de los negocios de hostelería, por poner un ejemplo. Con una libreta y un bolígrafo, un camarero debe tomar la nota a los comensales, ir a la barra, pasar la comanda de bebidas, ir a cocina, pasar la comanda de comida… mientras que con un sistema integrado puede cursar el pedido directamente desde la mesa, usando un comandero digital, de forma que tanto en barra como en cocina salen, de forma simultanea, los datos de la comanda. O más todavía: el propio comensal podría hacer el pedido desde un tablet integrado en la mesa, lo que permitiría tener menos camareros (más concentrados en servir y recoger que en tomar pedidos) y, por tanto, menos sueldos.

El gobierno de Aragón ha publicado esta infografía sobre las ventajas de tener un TPV, que compartimos con vosotros en nuestro blog. Mosaico Soluciones no está en Aragón, sino en Málaga. Pero igualmente podemos proveer a tu negocio de las soluciones de venta más modernas y eficaces. Tecnología punta puesta al servicio del empresario, bien para aumentar los beneficios, bien para reducir los costes. Pero siempre solucionando problemas, encajando las piezas del mosaico. ¿Hablamos?

 

Ventajas TPV

Ventajas TPV

Fuente: Empresas en red y Gobierno de Aragón

Puntúa este artículo